Cuando la falta de dientes afecta nuestro aspecto facial

Cuando han fallado todos los esfuerzos por mantener con vida a los dientes y han debido ser extraídos, sobreviene un drama de dimensiones insospechadas.
No solamente nos dificulta   la masticación. También la pronunciación de las palabras, la articulación de la mandíbula con el cráneo se altera notablemente provocando dolor, sonidos, dificultades para volver a cerrar la boca, y, además, se pierde el llene facial.

 

Sin duda, es un verdadero drama. Nuestra paciente tiene comprometida no solo su salud, sino que todo su mundo de relaciones personales se ha alterado. Se ha vuelto depresiva y ha perdido amistades y afectos cercanos. Su vida social casi no existe. Y es una dama de poco más de 60 años.

Por lo tanto, hemos efectuado un juego de prótesis totales en acrílico de termocurado. En ambos casos, cada una de estas prótesis, tiene una capa delgada de un material blando, flexible, en contacto con sus tejidos de soporte, lo cual le otorga un mayor confort, las hace más soportables y se retienen de mejor forma.

Éste es el cambio facial obtenido: